21.4.09

confesión.

Benito: A las mujeres no se les ama, ame Ud a los hombres. Alba: Que los Adanes nos repitan como costillas, no harán de mí una réplica para satisfacerlos, una compañía inmóvil, inerte, con el peso de la historia como una cruz de muerte, como una imperfecta anatómicamente. ¡Que es mi cuerpo el débil! ¿Cómo hará entonces para parirle 8 hijos al hombre que los cree? Mi cuerpo sangra, Padre, ¿y no le parecerá poco que sangre? Porque he pecado siendo esto, nacido en esto, criada en un cuerpo visto para ojos iguales.

4 comentarios:

Daniela dijo...

las féminas, todavía hay tantas que sólo se sienten costillas.
Christine de Pizan dice: Otra hubiera sido la historia de las mujeres si no hubiesen sido educadas por hombres.
(con esa cita me salió terrible de intelectual el post 1313 XD)

cuide su seso, que no se repone.
déjelo enfríar de vez en cuando.

prettyalmi dijo...

Mi cuerpo también sangra, pero no es precisamente por dolor xP

ando muy imbécil martina... leer me tiene enferma como en los viejos tiempos.

mis mejores deseos para voce
:*

silvio valderrama g. dijo...

jesucristo redentor!
honrra a tu universidad!

Barril dijo...

ay, diosito lindo me salve del pcado. Mejor me voy de este blog que ya me siento pecaminoso.