18.11.07

Tractatus de sortilegiis

En el jardín había unas magnolias curiosísimas, oye unas rosas re-raras, oh, y había un tremendo olor a incesto, a violetas macho, y un semen volador de picaflor en picaflor. Entonces entraron las niñas en el jardín, llenas de lluvia, de cucarachas blancas, y la mayonesa se cortó en la cocina y sus muñecas empezaron a menstruar. Te pillamos in fraganti limpiándote el polen de la enagua, el néctar de los senos, ¿ves tú? Alguien viene en puntas de pie, un rumor de pájaros pisoteados, un esqueleto naciendo entre organzas, alguien se acercaba en medio de burlas y fresas y sus cabellos ondearon en el charco llenos de canas verdes. Dime, muerta de risa, adónde llevas ese panal de abejas libidinosas. Y los claveles comenzaron a madurar brillosos y las gardenias a eyacular coquetamente, muérete, con sus dureza y blanduras y patas y sangre amarilla, ¡aj! No se pare, no se siente, no hable con la boca llena de sangre: que la sangre sueña con dalias y las dalias empiezan a sangrar y las palomas abortan cuervos y claveles encinta y unas magnolias curiosísimas, oye, unas rosas re-raras, oh.

- Oscar Hahn-

1 comentario:

tomás dijo...

es de hahn?

mish...
mi poema de amor favorito (si es que tengo algo por el estilo) es de hahn. Lo encontré en la cagona biblioteca del colegio y se llama "la Asención de la amada" y termina con un verso asi como
...de nosotros dos está hecho el amor...
llalalalala
parece arjona
no no no. hahn no es arjona.
mucho muy ordinario arjona.
en fin
hablamos por ahi
un beso maritima
chauuuu